Gestión estratégica en las pymes

Gestión estratégica en las pymes

Carlos Lameda M., Luz Marina Suárez, Roberto Uzcátegui, Carlos Zambrano.

1.      El proceso de gestión estratégica

Según [1], pp. 10-12, la formulación de la estrategia parte del establecimiento o revisión de la misión, visión y valores de la organización por parte de la alta dirección. A partir de las declaraciones de misión, visión y valores, la dirección establece las metas de la organización que, en general, consistirán en objetivos referentes a rentabilidad, tasa de crecimiento, cuota de mercado o posición competitiva. El proceso de formulación de la estrategia no termina con el establecimiento de las metas, sino que debe determinar cómo alcanzarlas a partir de la posición actual de la organización. Dicha posición se determinará recogiendo información sobre el entorno interno y externo de la organización, los grupos con interés en la misma e información sobre la situación interna de la propia organización y sus resultados.

El análisis del entorno e interno descrito, produce como resultado un conjunto de oportunidades y amenazas, y también unas fortalezas y unas debilidades, lo que permite confeccionar un análisis DAFO (Debilidades – Amenazas – Fortalezas – Oportunidades).

El análisis interno y del entorno permite obtener también la proyección de resultados en relación a las metas estratégicas. Es decir, a dónde se va a llegar en los resultados de crecimiento, rentabilidad, etc., si la organización sigue funcionando como lo hace en la actualidad. A la diferencia entre las metas estratégicas y la proyección de resultados se le conoce como “gap estratégico”. La estrategia debe permitir a la organización salvar el “gap estratégico” y alcanzar sus metas.

El siguiente paso en el proceso de planificación es la identificación y evaluación de las alternativas estratégicas. Las alternativas estratégicas son posibles estrategias que permitirían a la empresa alcanzar sus metas estratégicas. Las diferentes alternativas estratégicas se evaluarán y se procederá a la selección estratégica, eligiendo las más adecuadas para alcanzar los fines de la organización. La clave para que la selección, incluso de forma intuitiva, sea la adecuada es que el proceso anteriormente descrito de análisis del entorno e interno y el correspondiente análisis DAFO e identificación del gap estratégico, hayan sido realizados en detalle y con suficiente rigor. Una vez se ha establecido la estrategia es necesario desplegarla a toda la organización, de modo que se produzca el alineamiento de todas las funciones y personas de la misma con la estrategia. El Cuadro de Mando Integral (Balanced Score Card, o BSC) es una herramienta que permite el despliegue de la estrategia a través de todas las perspectivas del negocio ([1], p. 34; [2], p. 6). La 1 muestra un diagrama representativo del proceso general de Gestión Estratégica ([1], p. 11).

 

Figura 1. Proceso general de Gestión Estratégica. Fuente: [1], p. 11.

2.      Factores de éxito de una pequeña empresa

Entre los factores que contribuyen al éxito de una pequeña empresa se encuentran ([3] pp. 316-319): 1) mantener el interés en la gente y evaluar las relaciones humanas: conocer lo que las personas necesitan, quieren o desean; 2) tener iniciativa: es la fuerza motriz detrás de la pequeña empresa; 3) creatividad e ingenio; 4) alta energía: las personas exitosas en las empresas tienden a tener mucha energía, están despiertas para sí mismas, para su gente y para sus clientes; 5) perseverancia: el que persevera alcanza, 6) determinación: es la voluntad, y mantiene a la empresa en la ruta adecuada; otorga dirección a la empresa, 7) confianza en uno mismo: cuando hay confianza, las habilidades, actitudes y aptitudes que se han desarrollado son aplicadas con diligencia; 8) previsión: ayuda a que la empresa sobreviva en los mercados y tiempos competitivos y cambiantes, 9) disposición: es necesaria para correr riesgos calculados, y 10) orientación hacia una economía de utilidades: la utilidad es una porción relativamente pequeña del ingreso de una organización, esperar utilidades es parte importante en la conformación de las empresas; si la empresa no genera utilidades, tarde o temprano tiende a desaparecer.

3.      Nuevas tendencias en la gestión de operaciones y el reto de la productividad

Según Heizer y Render ([4], pp. 13-14), la gestión de operaciones se dirige hacia: enfoque global, desempeño justo a tiempo, sociedades de cadenas de suministro, desarrollo rápido de productos, personalización en masa, empleados con autoridad delegada, producción sensible al medio ambiente y ética.

El reto de la productividad es difícil. Un país no puede ser competidor de clase mundial con entradas o insumos de segunda clase. La mano de obra poco educada, el capital inadecuado y la tecnología obsoleta son entradas de segunda clase. La alta productividad y las salidas de alta calidad requieren entradas de alta calidad, incluyendo buenos administradores de operaciones ([4], p. 18).

4.      Comentarios Adicionales

  • Es importante para las pymes la implementación una estrategia, entendida esta como la dirección y el alcance de una organización a largo plazo que permite lograr una ventaja en un entorno cambiante mediante la configuración de sus recursos y competencias, con el fin de satisfacer las expectativas de las partes interesadas.
  • Actualmente se apunta a la llamada estrategia superior fundada en: La creación de una oportunidad de mercado mediante la oferta de un servicio o de un producto nuevo; la búsqueda de un nicho en el cual la empresa pueda operar sin dilapidar sus recursos en guerras competitivas; coherencia interna entre los recursos de la empresa y los objetivos de su estrategia; y la capacidad de la organización para adaptarse rápidamente a las modificaciones del medio ambiente, es decir, para revisar su estrategia.
  • Las pymes componen un sector diverso que, a pesar de sus problemáticas, puede constituir un motor para el desarrollo económico, en función de su aporte a la generación de empleo, a la distribución del ingreso y a la competitividad.
  • La expansión rápida de tecnologías avanzadas de producción es otro factor que deben utilizar los gerentes de operaciones para favorecer las mejoras en la producción. Además, las empresas deben enfocarse en desarrollar productos innovadores, con los cuales puedan utilizar métodos de producción más sofisticados, logrando así una mayor competitividad.

 

Referencias

  • Centros de Excelencia. Guía para la Reflexión Estratégica en PYMES Industriales, [Libro en línea]. 143 pp. Disponible en:

http://www.centrosdeexcelencia.com/wp-content/uploads/2016/09/Estrategia_Pyme_indust.pdf

  • Membrado, J. Modelo Iberoamericano y Business Inteligence. Fundibeq, 2013. 26 pp.
  • Anzola, S. Administración de pequeñas empresas. 3ra Edición. México, DF. McGraw Hill. 2010. 347 pp.
  • Heizer, J. y Render, B. Principios de administración de operaciones. 7ma Edición. Pearson. Naucalpan, México. 762 pp.
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Post Author: admin